PBX: 745 0600

8. Patrono

ENSEÑANZAS DE NUESTRO PATRONO, SANTO DOMINGO SAVIO Y SU MAESTRO, SAN JUAN BOSCO

Santo Domingo Savio, nació cerca de Turín en 1842. A los doce años su padre se lo presentó a Don Bosco. - ¿Para qué puede servir esta tela?, preguntó Savio. - Para hacer un buen traje y regalárselo a Nuestro Señor. - Entendido. Pues yo soy la tela y usted el sastre: hagamos ese traje. Y de este modo entró Domingo en el colegio de Don Bosco, llamado "el Oratorio". Esta actitud de Santo domingo, al entender el ser complemento en cada situación, que los propósitos se realizan con otras personas y que cada una de ellas tiene la misma importancia para los logros, se convierte en base de la actividad académica que se realiza a nivel grupal y que se estimula y fortalece continuamente en el Colegio Santo Domingo Bilingüe.
Don Bosco le repetía: "Constante alegría. Cumplimiento de los deberes sin desfallecer. Empeño en la piedad y el estudio. Participar en los recreos, que también pueden santificarse". En la clase siempre estaba entre los primeros; también en esto, quería dar ejemplo; sabía que cada minuto de tiempo es un tesoro. Se ha entendido por la comunidad académica del Colegio Santo Domingo Bilingüe, que cuando se realiza una actividad que nos beneficia a todos, debemos desplegar toda nuestra colaboración, tiempo y alegría e igualmente esto se debe aplicar en lo individual.

Se desvivía por sus compañeros. Les aconsejaba, les corregía, les consolaba, les reconciliaba. No toleraba palabras malsonantes y menos blasfemas. Murió el 9 de marzo de 1857. Pío XII lo proclamó Santo el año de 1954.

El sueño o visión de su mentor, Don Bosco, en su juventud, marcó toda su actividad posterior con los niños, “todo el mundo sabe que para trabajar con los niños, hay que amarlos; pero lo importante, es que ese amor se manifieste en forma comprensible para ellos”. En el caso de Don Bosco, el amor era evidente, y fue ese amor el que le ayudó a formar sus ideas sobre el castigo, en una época, en que nadie ponía en tela de juicio, las más burdas supersticiones acerca de ese punto. Los métodos de Don Bosco, consistían en desarrollar el sentido de responsabilidad, en suprimir las ocasiones de desobediencia, en saber apreciar los esfuerzos de los chicos, y en una gran amistad. En 1877 escribía: "No recuerdo haber empleado nunca un castigo propiamente dicho; por la gracia de Dios, siempre he podido conseguir que los niños observen no sólo las reglas, sino aun mis menores deseos". Pero a esta cualidad, se unía la perfecta conciencia del daño que puede hacer a los niños un amor demasiado indulgente, y así lo repetía constantemente Don Bosco a los padres.

Por ser Santo Domingo el discípulo más apreciado de Don Bosco, y quien de manera ejemplar practico los principios pedagógicos del maestro, además por su referencia humana y desprendimiento de lo material en favorecimiento de los demás; la comunidad académica honra su memoria retomando su nombre para el Colegio, pero además y lo más importante sus enseñanzas en el campo de lo real y lo espiritual.

Las Directivas y docentes del Colegio Santo Domingo Bilingüe, entienden la educación como la actividad más humana y formativa; como un apostolado a la luz de los acontecimientos actuales, requiere de una actitud e interés por compartir el conocimiento, por encontrar nuevas formas de relaciones humanas, por comprender las dificultades y fortalezas de nuestros congéneres y particularmente por ser ejemplo de vida.